Modelos de licenciamiento actuales

En esta nueva entrada del blog, vamos a intentar analizar los modelos más comunes de licenciamiento actuales y sus ventajas e inconvenientes.

En primer lugar parece lógico definir lo que es la Propiedad Intelectual. Lo haremos diciendo que es un ámbito de la legislación que protege la actividad artística así como las patentes de cualquier creación original expresada en cualquier soporte (conocido o que se invente en el futuro).

En los últimos años, venimos asistiendo a un acalorado debate que enfrenta por un lado, a ciudadanos defensores del libre acceso a la cultura (propiciado sin duda gracias a Internet) y por otro lado, a los sectores de la población que se quejan de la “piratería” y defienden el antiguo sistema de comercialización tradicional de los medios multimedia (cine, video, etc.).

copyEl copyright (©) protege desde el ámbito de la legislac

 

ión la parte patrimonial de los derechos del autor. De esta manera, cualquier utilización de una obra, ha de pasar por previos procesos de control y aceptación.

Cualquier utilización fuera de estas normas estaría perseguido por la ley y se podría castigar con penas de multa e incluso cárcel.

Antes de Internet, los contenidos se distribuían exclusivamente a través de productoras o establecimientos dedicados a ese fin que  cobraban un precio bastante considerable por poder reproducir cualquier obra o contenido. Desde que surgieron las redes P2P el intercambio de contenidos entre usuarios se ha postulado como una revelación que nadie hubiera predicho. Era lógico pensar que si un usuario había pagado un dinero por poder disponer de la copia de una película  o cd con sus derechos legales, fuese libre de prestarla a quien quisiese. ¿Y que diferencia hay entre hacer esto  mismo o dejarla en un lugar donde otro pueda cogerla si quiere? Esta es precisamente la revolución del P2P. Mediante programas como el famoso e-mule los usuarios dejan archivos a disposición de otros que los deseen. Por el momento no se ha podido demostrar la ilegalidad de este procedimiento.

Esta reacción ha hecho despertar las quejas de artistas, registros y entidades de gestión que se quejan de lo que ellos llaman el fin de la industria musical y cinematográfica, a causa de lo que ellos denominan un “delito”.

Todas estas circunstancias entre otras han hecho que se haya hecho necesario el conciliar el derecho de explotación mercantil con el libre acceso a la cultura. Es por ello que frente al copyright ha aparecido un nuevo sistema de licenciamiento, el copyleft.

images

El copyleft tiene licencias abiertas y flexibles (todo el mundo puede acceder al contenido y modificarlo) aunque las modificaciones deben respetar las condiciones de la licencia original.

Creative Commons es una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo es crear un sistema de licencias alternativas, viables y económicamente factibles al modelo de “copyright” tradicional.

Existen seis modelos básicos de licencias que surgen de la combinación de cuatro criterios básicos:

  1. Reconocimiento: El material puede ser distribuido, copiado y exhibido por terceras personas si se muestra en los créditos.
  2. No Comercial: Puede ser distribuido, copiado o exhibido mientras su uso no sea comercial.
  3. Sin Obra Derivada: Puede ser distribuido, copiado y exhibido pero no se puede utilizar para crear un trabajo derivado del original.
  4. Compartir Igual: Puede ser modificado y distribuido pero bajo la misma licencia que el material original.

Respecto a las ventajas e inconvenientes en mi opinión la mayor ventaja de las licencias libres es su autonomía y la libertad para poder acceder a la cultura. El modelo tradicional entorpece el acceso a ésta y está orientado de manera exclusivamente comercial dejando a un lado los ciudadanos y haciéndolo exclusivamente desde el ángulo de mira de su rentabilidad.

Particularmente estoy a favor de las licencias libres ya que globalizan las creaciones y las convierten en un todo de referencia cultural de libre acceso. Por otro lado,  creo que el copyleft no tiene nada que envidiar al copyright.  Realmente no le veo ningún problema a que una obra que alguien ha creado se utilice si se le reconoce autor, si se puede evitar que otros se lucren a costa de ella o si se puede impedir que se modifique para crear un trabajo derivado. Incluso pienso que  alguno de estos casos podría ser beneficioso para el propio autor, ya que le proporcionaría publicidad.